You are here
Los finalistas Guajardo y Luebbert ANA LUISA GARCIA PORTADA 

Los finalistas Guajardo y Luebbert

Por definición, finalistas son los que luego de haber resultado vencedores en selecciones o concursos previos, llegan a la prueba final; cosa que no ocurrió con Oscar Luebbert y Sergio Guajardo, que no salieron desde el “banderazo” inicial, por el contrario manifestaron su interés en los últimos minutos del último tiempo. Eso los hizo ver ante los observadores como elementos que fueron alentados o convocados a participar por una fuente de poder externa o superior.

            En el primer caso se pensó que el Reynosense desde el CEN había recibido el visto bueno y en algún momento corrió el rumor fuerte de que era el ungido, si el Consejo Estatal se hubiera celebrado por esos días, seguramente el voto de los consejeros hubiera sido a su favor de manera inmediata.

            Después empezó a correr la versión subterránea en círculos allegados al partido, a la familia Guajardo, etc. pero los adversarios, esos que si partieron en el arranque desde el primer día, se encargaron de construirle un halo egidista, con miras de frenar el impulso que traía y que lo ha posesionado junto con Luebbert en esa condición de finalista.

            A Oscar también le ha llovido en su milpita, vinculándolo con personajes del pasado, pero al igual que Guajardo son burdos señalamientos que tienen el claro objetivo de hacerlos derrapar cuando el suelo está mojado.

            Esta sintomatología revela que acostumbrados como están al dedazo, todavía no procesan en su mente la posibilidad de que la elección del Presidente Estatal del PRI pueda efectuarse sin la intervención o influencia de terceros.

            Por otra parte los priistas, particularmente los consejeros, no deben perder de vista que el hombre que necesitan al frente del PRI estatal, debe ser un operador político, que no sólo nade en la superficie de las aguas partidistas y de la sociedad en general, sino pueda sumergirse hasta el fondo del océano Tricolor, que tenga grupo, que posea liderazgo o capacidad de convocatoria en diferentes círculos de influencia social.

            Para cubrir esa condición quienes aspiran y reúnen posibilidades reales de dirigir su partido deben de haber encabezado algún liderazgo estatal de su sector, o haber estado por encima de ese liderazgo sectorial a través del partido; o bien haber sido diputado local o federal porque eso significa que puede reunir y convocar a una camada de exlegisladores con cierta presencia en los distritos, en esos considerandos están Oscar Luebbert, Sergio Guajardo, pero también Enrique Cárdenas y Alejandro Guevara Cobos, en legislaturas recientes, porque eso es importante.

            Otros que cubren esos requisitos llegan tarde a la competencia, es el caso de Roberto González Barba y Juan Alonso Camarillo, que incluso tuvieron periodos de inactividad, fueron figuras importantes en otra época y desde luego que merecen ser tomados en cuenta por su partido, pero el Comité Directivo Estatal del PRI urgen en este momento de elementos probados en los últimos tiempos, no de aquellos en que se ganaba de todas, todas y sin discusión.

            Están descartados un par de Juniors, uno del sur y otro del centro, jóvenes por cierto, que no son conocidos más allá de su Código Postal, ni para que mencionarlos aquí, pero hay quienes han tomado esto como trampolín para hacerse notar con miras de obtener una “chamba”, ahora que escasean oportunidades por la condición de oposición que vive el PRI.

            Cuando el PRI era gobierno, cualquiera podía ser presidente del CDE Tricolor. Ahora se requiere de un operador capaz de revivir cadáveres en 26 municipios donde no son gobierno, no sólo para recuperar el poder, sino para retener las diputaciones federales que son hoy en día su principal bastión de poder, además de aportar una votación decorosa a su candidato a la Presidencia de la República.

            En este momento Oscar Luebbert y Sergio Guajardo se están moviendo a lo largo y ancho de Tamaulipas sosteniendo encuentros con el mayor número de consejeros posibles, para convencer que ellos tienen las características de comandantes para dirigir a los guerreros que deberán estar en pie de lucha a partir de ya y hasta los comicios de 2018. El resto de los competidores ya lo hicieron con antelación, ser finalista puede dar mejores resultados por ser los últimos en pedir el apoyo, pronto veremos el desenlace final.  

            2.- La inauguración de 18 calles de esta capital pavimentadas con concreto hidráulico producto del binomio que conformaron para el efecto los gobiernos que presiden Francisco García Cabeza de Vaca y Oscar Almaraz Smer, confirman la voluntad para trabajar en equipo en beneficio de los Tamaulipecos. Ratifica de alguna manera lo expresado en Matamoros por el gobernador, cuando dijo que sus gestiones no observan diferencias de colores partidistas.

            En esta jornada de fiesta para los victorenses acudieron con la representación del Ejecutivo Estatal, el Jefe de la Oficina del Gobernador, Víctor Manuel Sáenz Martínez y la Directora de Obras Públicas, Cecilia del Alto López, quienes en compañía del alcalde Oscar Almaraz encabezaron un evento en uno de los puntos más populosos de la ciudad, la Colonia Azteca, ahí se cortó el simbólico listón de apertura de las vialidades, muchas de ellas ya en operación.

            Almaraz no regateó reconocimientos al apoyo del gobernador y a lo logrado en tan sólo 9 meses de gestión en común, que dieron como resultado 27 mil metros cuadrados de pavimentación hidráulica y pronto vendrán más obras con el apoyo del mandatario estatal, algunas ya en marcha. Se trata de 200 millones de pesos, confirmó la Secretaria Cecilia del Alto.

Related posts

Leave a Comment